viernes, 16 de noviembre de 2012

Desde Okinawa con amor








Nunca es facil despertarse y no encontrarse en la cama de uno, pero cuando ademas tenes un rollo de sushi adentro del calzon y unos palillos chinos en el culo es mas que complicado, porque no puede haber cosa peor que abrir los ojos y darte cuenta que tu noche involucro japoneses y pescado crudo.
Asi que me incorporo, me doy cuenta que estoy tirado en un callejon cerca del puerto y empiezo a unir cabos en mi mente.

Todo empezo ayer cuando un amigo me dijo de ir a un restaurant nuevo de sushi que todo el mundo comenta, y no es que a mi sea una cosa que el sushi me vuelva loco, es mas me parece bastante cagada un poco de pescado con arroz pasado, pero bueno, para salir un poco y hacer algo diferente no esta mal, asi que emprendemos viaje a este lugar.

Llegamos y vemos un japones viejo atrás de una barra y 2 japonesitas hermosas que atienden con una especie de kimono bastante sugerente por no decir que permite verle todas las tetas, asi que nos sentamos cerca de la barra donde esta el japones viejo y nos ponemos a conversar con el, nos cuenta que es de okinawa como el sr miyagui, y le pedimos que nos haga la tabla de sushi mas popular y nos de un trago tipico japones

Asi que el ponja saca una botella y nos dice que es Sake un vino de arroz, que es lo tipico para acompañar.

Le empezamos a prender y no solo que es fuerte como la mierda, sino que te tomas 2 copitas y te agarras un pedo que ni la mismisima fabrica de cafiaspirina puede curar. Asi que mas sueltos de lengua agarramos confianza y le decimos al ponja que queremos conocer el japon prohibido, que queremos que nos de algo que nos parta la bocha, algo que no sea para cualquier occidental, el se pone un poco pensativo y nos dice que esperemos que se vayan el resto de los clientes, asi que despues de retirase el ultimo, llama a sus ayudantes y cierran el local.

Ahora si el ponja sale de atrás de la barra, baja las luces y nos dice que nos va a preparar pez globo, conocido por ser mortal si no es bien preparado y muchas veces dejandose rastros del veneno mortal para causar viajes psicodelicos, asi que el viejo saca un pescado del congelador y lo empieza a filetear, mientras balbucea unas palabras que no entendemos y sus ayudantes se retiran al fondo del local y vuelven casi desnudas y nos traen 2 batas y comienzan a desnudarnos.

Nos quedamos en bata y sacan una botella de un licor amarillo con una cobra muerta adentro, el viejo nos pregunta si estamos preparados para el viaje de nuestras vidas, y nos dice que despues de ese dia no vamos a volver a verlo, nosotros aceptamos, asi que nos sirven una copa con un poco del licor de cobra mientras el sigue fileteando, despues del primer buche ya las cosas se empiezan a poner raras, empieza una especie de comezon por los brazos y empiezo a sentir que el ganzo se me pone duro como una piedra, ya mis sentidos estan un poco confusos, miro a mi amigo y me doy cuenta que entre el Sake y el licor de cobra ya esta con un pedo que no puede mas, las japonesas se nos acercan y empiezan a masajearnos y pasarnos unos aceites

Nos sirven otra copa de licor de cobra, empiezan a desnudarnos completamente, mi amigo se caga y se da cuenta que esta re empedo, le dice que no va a poder llegar al fin de ese viaje sensorial, asi que agarra la ropa y me dice que se va
-         
                Me voy boludo estoy re loco y re cagado
                        
                No seas maricon hijo de puta, quedate no me dejes solo
                      
                             No me da la nafta, esto es demasiado
-          
                Sabes que anda a la puta que te pario, yo me voy a quedar y probar el fruto prohibido del 
                señor miyagui maricon, andate a cagar
      
      Asi que se fue como un gallina, pero yo estaba dispuesto a llegar al final de mi viaje, asi que me sirven otra copa, ya estoy con un pedo de cuida coche, me empiezan a desnudar entre las 2 minas me acuestan y me frotan todo el cuerpo, si despues de la primer copa tenia el ganzo como una piedra, ahora despues de la 3 ya estaba como para batear en la serie mundial de baseball, las japonesas no ajenas al ganzo que ya cacareaba, me lo empiezan a manosear, ahí se acerca el viejo con una bandeja con un monton de pescado fileteado bien chico y una salsa color sangre, apagan todas las luces y me pide que me quede acostado, prende unos inciensos y unas velas y se sienta en un ricon a tocar un instrumento mientras una de las japonesitas me da el pescado en la boca y la otra me acaricia el muñeco.
      
      El pescado tiene un gusto amargo como un culo sin lavar, no se si estoy comiendo pescado o haciendo un beso negro, pero pienso en mi experiencia extra sensorial y sigo comiendo, me sirvo otra copa de licor de cobra para bajar la porqueria de pescado.
      
      Siento como con cada bocado se me empiezan a dormir los brazos y las piernas, pienso que estoy muy en pedo, pero de repente veo que el viejo japones se empieza a desnudar, trato de moverme y no puedo, el nota mi desesperacion y me pide que no me resista que es la toxina del pez globo que me paralizo, palmea las manos y las 2 minitas dejan de acariciarme y tocarme el ganzo, retiran la bandeja de pescado y veo como el viejo se acerca, lentamante me coloca en una especie de posicion de yoga con la cabeza apoyada en el piso y el culo para arriba.
      
      Me comenta algo del orgasmo mas fuerte de mi vida, yo empiezo lentamente a desvanecerme por la toxina del pez globo, veo como se abre la bata saca 2 palillos chinos y queda desnudo, me desmayo y el resto son imágenes perdidas, mi mente esta en otro lugar.
      
      Volvemos al principio, me despierto y tengo los palillos en el orto y estoy en el callejon con un poco de sushi pegado a las bolas.
      
      Camino hacia donde estaba la tienda de sushi y veo que esta vacia, no hay rastros de haber nadie, la tienda esta vacia, no tiene mas mesas, decoracion, nada, empiezo a dudar de mi experiencia y pienso que capaz me empede en mi casa y soñe todo, capaz me tome un vino de caja y termine asi, pero meto mi mano en el bolsillo y encuentro los palillos que tenia en el culo, los miro con detalle y veo una inscripcion “DESDE OKINAWA CON AMOR”.
      
      En definitiva me doy cuenta que mi experiencia no fue mas que un japones viejo viejo me drogara hasta las pelotas, me toquen el ganzo 2 minas y terminar con unos palillos en el culo, pero por lo menos me lo hicieron de una forma milenaria, puedo decir que conoci “EL JAPON PROHIBIDO”.

1 comentario:

  1. AJAJAJAJA que maestro! que bien que escribis!!! no dejes de hacerlo por favor!!! me encontre de pedo tu blog y voy a volver asi que no pares de escribir

    ResponderEliminar